(+34) 900 26 47 74 info@pisanohtc.com
injerto-capilar-FUSS-pisano-destacada

Injerto Capilar FUSS o FUT: el Trasplante de la Tira

El mes pasado publicamos un post en el que dábamos a conocer todos los detalles sobre el Trasplante Capilar FUE, una de las especialidades de Pisano HTC que se encuentra entre los implantes más demandados en la actualidad. Hoy, sin embargo, vamos a hablar de una intervención que se considera la segunda en el ranking de demandas en cuanto a restauración capilar y que también se realiza a menudo en nuestras instalaciones: el Injerto Capilar FUSS / FUT o también conocido como la Técnica de la Tira.

El Injerto Capilar FUSS, ¿en qué consiste?

Al igual que ocurre con el trasplante FUE, el injerto capilar FUSS / FUT recibe su nombre de las siglas del nombre en inglés, que es Follicular Units Strip Surgery o Follicular Units Transplantation, o lo que es lo mismo: Cirugía de la Tira de Unidades Foliculares o Trasplante de Unidades Foliculares. El trasplante de la tira es otra modalidad de extracción de las unidades foliculares pero mediante una sola tira de cuero cabelludo poblada de cabellos sanos que después se injertarán en una zona receptora.

injerto-capilar-FUSS-pisano-3Fuente de la imagen

¿Cómo se realiza el Injerto Capilar FUSS?

Como explicábamos, el injerto capilar FUSS es otro tipo de trasplante en el cual se extraerán los folículos capilares sanos de una zona donante que no esté afectada por la alopecia para después injertarlos en una zona receptora con baja o nula densidad capilar. Como es habitual, la zona donante suele ser la parte posterior(occipital) de la cabeza y la receptora sería la zona superior y anterior (frontal) de la cabeza.

La gran diferencia con el trasplante FUE es que en esta ocasión los folículos se extraende una tira de cuero cabelludo que retira de la zona donante en forma completa y superficial. Esto quiere decir que los folículos no se obtendrán uno a uno desde la zona donante, si no que se llevará a cabo una cirugía mínima para separar una tira de piel. Posteriormente se analizará esta tira para obtener de ella los folículos necesarios.

Los pasos para llevar a cabo esta intervención son iguales a los del trasplante FUE, únicamente su realización varía en cierto puntos.

Primer paso: el análisis previo de la situación del paciente

Para llevar a cabo esta intervención es necesario establecer de antemano qué cantidad de folículos serán necesarios para cubrir la zona receptora a tratar. En función de este número, el cirujano decide el tamaño de la tira a extraer tras haber analizado qué cantidad de folículos hay por centímetro de piel del paciente.

injerto-capilar-FUSS-pisano-2-1

También en la zona receptora se establecen los parámetros que recibirán los nuevos cabellos.

Segundo paso: rapar la zona donante

Para un injerto capilar FUSS no es necesario rapar toda la zona donante, ya que no es una cirugía que se extienda demasiado. Simplemente se rapará la tira de piel necesaria que se separará del cuero cabelludo. Una vez establecidos los parámetros, se procede a rapar la tira de piel necesaria. Normalmente la tira puede ser de unos 10 a 20 centímetros de larga, según considere el cirujano, y tan solo un par de centímetros de ancha(que cicatriza y sólo queda una línea casi imperceptible de pocos milímetros de espesor).

Tercer paso: la anestesia

Con el paciente en posición decúbito prono (recostado boca abajo)en una camilla especial en el quirófano, se procede a la aplicación de la anestesia local a nivel superficial, de la piel , a lo largo de la línea a extraer, rasurada previamente, para que el paciente no note el más mínimo dolor durante la intervención. Si se requiere, se administrará igualmente una ligera sedación, pero nada que impida al paciente estar consciente durante la cirugía.

injerto-capilar-FUSS-pisano-2-2

Cuarto paso: Fase uno de la operación – la extracción de la tira

Este paso es posiblemente el más delicado técnicamente, aunque imperceptible para el paciente. Tras una correcta desinfección de la zona, se va introduciendo con mucho cuidado y mediante pequeñas cantidades, un suero en el cuero cabelludo donante que permita separar la piel a nivel subcutáneo. Después, con un bisturí increíblemente fino, se delinean los bordes de la tira y con ayuda de unas pinzas quirúrgicas se va extrayendo la piel poco a poco.

injerto-capilar-FUSS-pisano-2-3Quinto paso: Sutura de la piel

Tras la extracción, la piel se coloca en una bandeja sanitaria adecuada y se procede entonces a suturar con una línea continua de puntos los bordes de la incisión. La cicatriz es fina y muy superficial, ya que el bisturí sólo incide uno o dos milímetros. Por eso nunca es mayor que en el caso de otras intervenciones menores y al terminar, el pelo que rodea la incisión puede perfectamente cubrir la cicatriz para que pase desapercibida.

Sexto paso: la selección de las unidades foliculares extraídas

En el este paso del proceso toca el turno de descanso del paciente. En una posición más cómoda, el paciente puede distraerse leyendo e incluso comer algo para reponer fuerzas. Mientras tanto, el cirujano y sus ayudantes de quirófano se disponen a trabajar sobre los injertos con la ayuda de unos potentes microscopios. Se dedican en este paso a separar y preparar correctamente los folículos pilosos que más tarde irán en la zona receptora.

Para proceder a extraer de la piel los folículos que se injertarán primero es necesario dividir la tira de piel en trozos más pequeños. Eso ayuda al cirujano a trabajar mejor los folículos que si lo hace directamente sobre la cabeza del paciente. La postura es más cómoda y sus movimientos pueden ser más rápidos y precisos.

injerto-capilar-FUSS-pisano-2-5De los trozos de piel se van extrayendo los folículos uno a uno y, al igual que en el trasplante FUE, se van colocando en unas bandejas separadoras denominadas placas petri según las características de cada folículo: grosor, profundidad, cantidad de cabellos por bulbo, etc. Una solución salina es añadida a los folículos para que se conserven hidratadas y en buenas condiciones.

Séptimo paso: Fase dos de la operación – la implantación del cabello

Una vez todo está preparado, se procede a realizar el último paso de la operación: la implantación del cabello en la zona receptora. Para ello es necesario en primer lugar volver a anestesiar de forma local al paciente, esta vez en su zona receptora. De nuevo recostado esta vez boca arriba (en posición decúbito supino), se realizan sobre la piel unas mínimas punciones con agujas de diámetros inferiores a un milímetro en las que irán después colocados los injertos.

Las punciones se realizan de forma irregular para imitar la naturalidad del propio cabello y a una distancia precisa para generar mayor o menor densidad según el diseño previo. Los folículos con uno o dos cabellos se colocan normalmente cerca de la frente, siguiente el patrón de la línea frontal y en la parte superior van los que contienen tres o cuatro cabellos, que aportan mayor densidad.

injerto-capilar-FUSS-pisano-2-6bCon una pinza de punta milimétrica, cada incisión se abre para introducir dentro el folículo nuevo. Una vez la piel se cierra sobre el folículo, éste permanece quieto y poco a poco el cuero cabelludo lo va integrando como propio de esa zona.

Octavo paso: el post-operatorio

Una vez se puede decir que el injerto capilar FUSS ha finalizado, se procede a lavar la cabeza para asegurar la viabilidad de los folículos sin peligro de infección. El cirujano explicará al paciente cuáles son los pasos que él mismo deberá seguir para lavarse y desinfectarse ambas zonas. Dejado pasar un poco el tiempo para permitir que se baje la inflamación de la intervención, se analiza el resultado y se asegura que todo esté en perfectas condiciones.

Si todo va bien tras la intervención y tras aproximadamente dos semanas el paciente volverá para que el cirujano le retire los puntos y compruebe cómo se desarrollan los injertos.

Ventajas y resultados con el injerto capilar FUSS

Elegir el injerto capilar FUSS por encima del FUE responde a factores de tiempo y comodidad del paciente principalmente. Y es que una de las principales ventajas de este sistema es que es posible realizar un mayor número de injertos en una sola sesión, lo cual supone un alivio para el paciente, ya que no requiere volver al quirófano y puede pasar los dos o tres días siguientes a la cirugía reponiéndose.

A pesar de que esta cirugía es más invasiva que otras, los cuidados postoperatorios son mínimos y siguiendo las instrucciones del doctor podrá volver a su vida diaria tras 48 o 72 horas.

Los resultados son excepcionales y perfectamente naturales y el plazo para comenzar a ver los cambios es de unos pocos meses, cuando le dé tiempo a los folículos a afianzarse a su nuevo lugar. Sin embargo, es habitual la caída de algunos cabellos de los injertos después de la cirugía lo cual es parte del ciclo natural de recambio de cabello.No es preciso preocuparse, lo que importan son los folículos completos, que están perfectamente fijados al cuero cabelludo.

El rapado de la zona donante es uno de los temas que más preocupa a los pacientes, pero lo cierto es que es relativamente fácil ocultar la zona rapada si se tiene el cabello de más de un centímetro de largo. Tengamos en cuenta que en realidad el corte y la sutura no son más que una línea muy fina, por lo que realmente la cicatriz es casi invisible y a simple vista no es posible adivinarla.

Estos y otros detalles acerca del injerto capilar FUSS puede consultarlos con el Dr. Pisano. Pida una cita hoy mismo para que le asesoremos sobre su problema y las soluciones que podemos ofrecerle.

 

Author Info

Néstor Pisano

Sin Comentarios

Escribir un Comentario

pisano